CASTILLO DE PÌTTAMIGLIO

CASTILLO DE PÌTTAMIGLIO

martes, 27 de marzo de 2007

Margarita Xirgú y La Comedia Nacional

Cuando la actriz catalana Margarita Xirgú es contratada por la Dirección de Teatros Municipales en 1949 para poner en escena "La Celestina" de Fernando de Rojas, nada hacía pensar que la famosa actriz y directora catalana fuera a elegir estas tierras como su residencia definitiva y que su presencia en nuestro país fuera uno de los hitos culturales más importantes y perdurables.Se encontraba entonces realizando una temporada en Buenos Aires donde había arribado después de una larguísima gira que comenzó en La Habana en 1936. La Guerra Civil Española la condena al exilio.A "La celestina" estrenada el 28 de Octubre de 1949 con el elenco de la Comedia Nacional, en los papeles centrales con la actuación de China Zorrilla como Melibea, Horacio Preve como Calisto y la propia Xirgú en el papel de Celestina, seguirán las siguientes puestas:- 1950: "Romeo y Julieta" de W. Shakespeare, con los protagónicos, nuevamente de China Zorrilla y Horacio Preve. "La Patria en armas" del dramaturgo uruguayo Juan León Bengoa, drama que abarca la historia de nuestro país de 1810 a 1850 con Alberto Candeau interpretando a Artigas. "Bodas de sangre" de Federico García Lorca donde Xirgú interpreaba a la Madre, China Zorrilla la Novia, Leonardo era Enrique Guarnero y Horacio Preve el Novio, había sido estrenada por Xirgu, en Barcelona en 1935.
- 1951: "Intermitencias" de la autora uruguaya María Montserrat. "La loca de Chaillot" de Jean Giraudoux. "Orfeo" de Carlos Denis Molina.


- 1952: "Tartufo" de Moliere con Enrique Guarnero como Tartufo y Alberto Candeau como Orgon y Maruja Santullo en el papel de Edelmira, obra que será un verdadero "caballito de batalla" de estos tres actores que en varias temporadas repondrán esta obra. "El malentendido" de Albert Camus donde Estela Castro, en ese entonces, alumna de la Escuela Municipal de Arte Dramático, realiza uno de sus primeros personajes protagónicos.- 1953: "Fuenteovejuna" de Lope de Vega con prácticamente todo el elenco de la Comedia Nacional y varios de los alumnos de la Escuela, contó con la colaboración musical de la Banda Municipal de Montevideo encargada de ejecutar danzas y canciones del Siglo XVIII acompañada por el Coro Municipal dirigido por Kurt Pahlen. "El abanico" de Carlos Goldoni
- 1954: "El alcande de Zalamea" de Calderón de la Barca. "Macbeth" de W. Shakespeare.- 1955: "Calor y frío" de Ferdinand Crommelynck. "Don Gil de las calzas verdes" de Tirso de Molina.- 1956: "Sueño de una noche de verano" de W. Shakespeare con acompañamiento musical de la Orquesta Sinfónica del SODRE dirigido por Baldi y con la participación del Coro de ese instituto dirigido por Domingo Dante. - 1962: "Peribañez y el Comendador Ocaña" de Lope de Vega - 1966: "Pedro de Urdemalas" de Cervantes.
Miguel de Unamuno
Antonio Machado
Benito Pérez Galdós
Margarita Xirgú y la España de fines de Siglo XIX
Margarita Xirgu nace el 29 de Julio de 1888 en el pueblo fabril de Molins de Rey en la provincia catalana de Barcelona (España).1888, año de la Primera Exposición Universal celebrada en Barcelona donde se dan cita representantes del mundo entero a admirar esa ciudad que se desarrollaba a un ritmo vertiginoso, donde se urbanizaban barrios, se ensanchaban avenidas, se levantaban monumentales edificios. Siete Congresos simultáneos reunen a los más célebres hombres de la intelectualidad, la ciencia, los negocios, la economia.Mientras tanto "el hondo pueblo, el que vive bajo la historia" al decir de Miguel de Unamuno celebra su propio Congreso que dará origen a la fundación de la Unión General de Trabajadores (UGT)1896: Margarita cumple 8 años. Su familia se traslada a un barrio del casco antiguo de Barcelona, un laberinto de callejuellas oscuras y húmedas, un barrio donde conviven obreros y marginados, hacinados en lóbregues viviendas al borde de la promiscuidad. Es el año de la guerra inserrucional en las Filipinas que culminará con la pérdida para España de sus antiguas colonias: Puerto Rico, Cuba, las Filipinas. Año de humillación para el honor español, para aquel pueblo que vivió a la sombra de la gloria del gran imperio donde nunca se ponía el sol.España entra en una profunda crisis. Crisis del sistema ya que del glorioso imperio no quedan ni los restos; crisis económica al perder mercados que proveían materias premias y eran una boca de salida para la industria española apenas desarrollada; crisis social porque mientras en Europa se afianzaba la burguesía que realizaba concesiones a las crecientes poblaciones proletarias, en España se conservaban prácticamente intactas las estructuras sociales de la Edad Media, crisis política por la incapacidad de los partidos políticos de dar respuesta a esa crisis estructural. De esta catástrofe surgirán aquellos hombres que la historia va a conocer como la Generación del 98: Miguel de Unamuno, Pío Baroja, Azorín, Manuel y Antonio Machado que intentarán dar respuesta a esa crisis. Afirmaba Antonio Machado: "De pronto nuestro patriotismo ha cambiado de rumbo y de cauce. Sabemos que ya no se puede vivir del esfuerzo, ni de a virtud, ni de la fortuna de nuestro abuelo. Sabemos que la patria no es la finca heredada, sabemos que la patria es algo que se hace constantamente y que se conserva solo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o la abandona, la pierde. Sabemos que no es la patria es suelo que se pisa, sino el suelo que se labra".En esta España, Pedro Xirgú, el padre de Margarita, es un obrero catalán que lucha permanentemente por conquistar las reivindicaciones de su clase. Es un autodidacta, repúblicano federal, convencido que la cultura es el vehículo primordial en una sociedad, por ello reúne en su casa a sus compañeros de trabajo, formando una tertulia donde lee a ese grupo de obreros analfabetos las obras de Pérez Galdós, Tolstoi, Zola...como un medio para ir formando en ellos una conciencia social. Esos obreros luchaban por llevar la cultura a sus iguales y ello da origen a sociedades culturales que organizaban bibliotecas, charlas y cuadros de aficionados al teatro. En estos cuadros de aficionados escaseaban las mujeres aún poco o nada integradas a la vida social. Pedro Xirgú pertenecía al "Ateneo del Distrito V". Allí ese grupo de obreros quiere llevar a escena "Don Alvaro o La fuerza del sino", pero no tienen quien interprete el papel de la criada. Sugieren... y la pequeña Margarita...Don Pedro plantea sus dudas, solo tiene 10 años, es delicada de salud, pero.... Allí comienza su carrera Margarita Xirgú en un teatro catalán de aficionados, mientras en el gran teatro europeo brilla la trágica italiana Eleonora Duse.Margarita alternará durante años su trabajo en un taller de pasamería con su pasión por el teatro, en una época donde el teatro era el espectáculo de masas por excelencia y Barcelona uno de sus mayores exponentes con sus 20 grupos de aficionados, 12 teatros profesionales y media docena de café-concert en una ciudad que no llegaba al medio millón de habitantes.
Del teatro de aficionados al teatro profesional
Barcelona a principios de siglo XIX cuenta con casi medio millón de habitantes, los tranvías eléctricos se cruzan con los primeros automóviles mientras los teléfonos se instalan sin descanso en las casas de la pujante burguesía. No todo es brillo, al contrario, los contrastes se irán agudizando sin cesar. En 1901 estalla la huelga de los metalúrgicos, rama a la que pertenecía el padre de Margarita, por la jornada de 9 horas y el descando dominical, rápidamente se suman otros sindicados y cien mil huelguistas se unirán a la huelga general que paraliza la ciudad. Se multiplican los choques de los piquetes obreros con el ejército con un saldo de 40 muertos y 200 heridos.El gobierno declara el estado de sitio. La huelga se extiende de Bilbao a Málaga, de Sevilla a San Sebastián hasta abarcar a toda España que sigue sin encontrar el camino para salir de la crisis del 98.Emilio Zola seguía estando de moda y su naturalismo producía una ola de fervorosos entusiastas y de enconados adversarios. Pocos autores produjeron tan polémica. Su obra "Teresa Raquín" es traducida al catalán y un grupo de aficionados resuelve llevarla a escena, pero dada las infinitas complejidades del personaje resuelven contratar a una actriz profesional que a los seis días del estreno sufre una hemoptisis.Era el fracaso del proyecto, alguien sugiere:"...en la calle Santa Rosa hay un grupo de aficionados donde actúa una muchacha que promete..."A los 18 años, Margarita entra al teatro profesional por la puerta grande, ese era el rol que un par de años antes había interpretado con enorme suceso Eleonora Duse. La prensa da cuenta de su desempeño, coinciciendo en que su actuación fue "admirable", la Revista Europa es la primera en marcar uno los rasgos que la caracterizaran: "Lo que más me impresionó fue su voz, dulce, suave, cálida, desgarradora según la escena, siempre armoniosa, sin arrebatos declamatorios".Pese a este éxito, los disminuídos ingresos familiares, su padre está parado, no le permiten abandonar el taller de pasamería, hasta que el 18 de Diciembre es contrada por la Compañía Catalana del Teatro Romea.Seguirá cosechando éxitos en el teatro catalán con más de 50 obras por temporada y las primeras giras por diferentes ciudades de España. La crítica ya habla de "La actriz predilecta del público catalán", "La Xirgu, la gran actriz, orgullo de nuestro teatro".
En 1909 otro estallido social sacude Barcelona, la historia lo conocerá como "La semana trágica"En 1912 crea su propia Compañía, transformándose en empresaria, ahora será ella quién elija su repertorio.Cuando finalmente debuta en Madrid en el teatro Princesa (hoy María Guerrero) propiedad de esta y su esposo Fernando Díaz de Mendoza que se lo ceden al salir ellos de gira por América, ya era reconocida por las principales ciudades españolas como una de las más geniales actrices.En 1913 realiza su primer gira por América: Buenos Aires, Montevideo, Santiago de Chile.En Buenos Aires, los integrantes de los teatros de aficionados, sus familias, esos catalanes que habían buscado refugio en estas tierras después de la represión de 1909, en fin, el Casal de Calalunya llenó el teatro Odeón de la calle Corientes.
"La semana trágica"
Cuando la Xirgú aparece en escena explota la sala en una salva de aplausos y se confunde en un solo grito: "¡Visca la Xirgú, Visca Catalunya!".Es la consagración total, a partir de allí el éxito no la abandonará en toda su carrera.
Margarita Xirgú con Federico García Lorca.
Margarita y Federico
El debut de Margarita en Madrid y su incorporación definitiva al teatro castellano coincidió con una serie de acontecimientos que cambiarían el rumbo de la civilización europea que incapaz de encontrar una forma de convivencia entre los pueblos, promovía conflicto tras conflicto hasta estallar en la Primer Guerra Mundial.Tres meses después de su presentación en el teatro Princesa, Europa ardía. Hasta entonces, el regidor de la escena teatral española era Jacinto Benavente que de 1894 a 1913 orienta y dirige las gustos del público con sus comedias moralizantes de alto tono costumbrista, siendo el representante del drama realista Benito Pérez Galdós.La actriz busca nuevos valores, temas orginales, así estrenará a Ramón del Valle Inclán con "El yermo de las almas". Llega a sus manos una adaptación de los hermanos Alvarez Quinteros de la famosa novela de Pérez Galdós, Marianela. La estrenará en octubre de 1916 con un marco apoteótico debido al culto del que era objeto su autor.
En 1921 realiza otra gira por América, Méjico, Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Chile, Argentina, Uruguay con más de 50 obras donde se destaca el internacionalismo de su repertorio.En 1926 conoce a Federico García Lorca que le presenta "Mariana Pineda", obra que estrenará al año siguiente. El mismo Federico hace los bocetos para la escenografía que realizada, junto con el vestuario, Salvador Dalí. El autor, además, se encargará de la música y personalmente dirige al coro de niños que cantan el romance con que empieza y termina la obra."¡Oh que día tan triste en Granada,que a las piedras hacía llorar,al ver que Marianita se muereen el cadalso por no declarar!Marianita sentada en su cuartono para de considerar:"Si Pedrosa me viera bordandola bandera de la Libertad".¡Oh que día tan triste en Granda,las campanas doblar y doblar!"Días antes del estreno, circula el rumor que van a prohibir la obra ya que para la dictadura de Primo de Rivera la misma era una afrenta porque aunque la acción de Mariana ocurre un siglo antes, en el absolutismo fernandino, tiene demasiadas coincidencias con su gobierno.Mariana Pineda será una de las obras a las que suelen recurrir los actores cuando las libertades están a punto de perderse en su país, se transformó en un himno contra las dictaduras, especialmente contra la franquista.
Dibujo de Salvador Dalí para el vestuario de Mariana Pineda
Programa de "Doña Rosita la soltera".Teatro 18 de Julio (año 1937)
Un clima similar se vivió en los días previos al estreno de "Yerma". Localidades agotadas mientras circula el rumor de un atentado la noche del estreno contra Federico y Margarita.La ultra derecha tiene cuentas que cobrarle. Federico declaró a la prensa: "Yo siempre seré partidario de los que no tienen nada y hasta la tranquilidad de esa nada se les niega". Margarita hace pocas semanas dio refugio en su casa a Manuel Azaña, ex- Jefe de Gobierno después de su encarcelamiento. Estrena "Fermín Galán" de Rafael Alberti, un romance dedicado al mártir de la República, García Hernández. Le siguen los estrenos de "Bodas de sangre" de García Lorca y "Dona Rosita, la soltera".Nueva gira por América, se despide de Federico con quién se encontraría en Mejico para proseguir juntos la gira para estrenar "La casa de Bernarda Alba" en Buenos Aires.En febrero del 36 debuta en La Habana con una compañía integrada, entre otros, por Eloísa Cañizales, Amalia Sánchez Ariño, Amelia de la Torre, Enrique Diosdado, Emilio Ariño, Pedro López Lagar.El 16 de Febrero triunfa en España el Frente Popular.Continúa la gira por Méjico, de nuevo a La Habana, Bógota, Lima, Arequipa, Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo.Manuel Azaña está nuevamente al frente de la República, reclama la presencia de su cuñado, el director artístico de la compañía de Margarita, Rivas Cherif. Le ofrecen volver a España donde tendrá a su disposición el teatro Español. No acepta.Se declara la Guerra Civil, asesinan a Federico que nunca llegará a Méjico. El estreno de "Doña Rosita" en el Odeón de Buenos Aires viene precedido de una violenta batalla en su contra por los partidarios de Franco. No obstante, es un nuevo éxito que Margarita agradece a su público:"Muchas gracias. Pero estos aplausos de hoy no han de ser para mí, sino para él, que era una criatura genial. Vosotros que le estimabaís, vosotros que le estimaís, si de verdad quereís recordarlo, hablad de su obra a vuestros hijos, habladle de la vida del poeta. Pasaremos nosotros, pasaré yo, pero la obra del poeta quedará para vosotros, para vuestros hijos, para la inmortalidad".
"La Bernarda"
En enero del 45 llega a manos de Margarita el original de "La casa de Bernarda Alba". Nueve años después de escrito especialmente para ella, "la Bernarda", como le llamaba Margarita va a ser estrenada en Buenos Aires.Sobre el personaje dice la actriz: "La Bernarda simboliza la opresión. Y como todas las opresiones termina en el fracaso de quienes las imponen. Las mujeres escapan, como a veces, escapan los pueblos"."El quería que esta obra se estrenará aquí y se ha estrenado, pero él quería estar presente y la fatalidad lo ha impedido. Fatalidad que hace llorar a muchos seres. ¡Maldita sea la guerra!"."Vine a Uruguay por unos días, contatada para hacer "La Celestina" y aquí estoy..." decía Margarita en 1957.En la Dirección de la Escuela Municipal de Arte Dramático formara a decenas de actores con un riguroso programa de formación integral que incluye de Castellano a Literatura Dramática, Solfeo, Historia del Arte, Historia Universal, Esgrima, Plástica, Caracterización, Arte escénico.Dice a su primer grupo de alumnos: "Sepan los que ingresan en la Escuela que el teatro no es diversión, es sacrificio. Un duro sacrificio".De los 268 candidatos, solo serán admitidos 30. Dentro de ese primer grupo están Estela Castro, Estela Medina, Walter Vidarte, Nelly Antúnez, Carmen Siria, Juan Jones, Dumas Lerena, Eduardo Prous.Una de sus alumnas, Estela Castro, realizará en homenaje a Margarita en 1979, la representación de la obra de Pedro Corradi, "Retrato de señora, con espejo".
Margarita Xirgú en "Salome" de Oscar Wilde.Enorme escándalo provocó la representación de esta obra considerada excesivamente atrevida e incluso inmoral para le época
Nunca vi trabajar a Margarita Xirgú, pero ello no es impedimento para decir que la conozco. Conozco su voz, sus anécdotas, su vida, su pasión por el teatro, su repertorio. Me resulta una presencia familiar esta actriz admirada por mi familia. ¿Buena o mala influencia la de Xirgú en el teatro nacional?Yo creo que es imposible explicar el teatro nacional sin su presencia, sin su labor en la Escuela Municipal, sin su compromiso, sin su ética.¿Cuántos actores en la cumbre de su carrera arriesgan su prestigio para estrenar a autores noveles?Sin duda que muy pocos, Margarita fue una de ellas. Hizo conocer a García Lorca, a Alberti, a Camus, a Casona, a Valle Inclán, trascendiendo de su condición de actriz para convertirse en una intelectual del teatro. Puso se prestigio, su ascendente sobre el público al servicio de una ideología, de una sensibilidad.Generó una ética teatral, "la única falta permitida en un ensayo o una función, es la que se justifica con certificado de defunción...propio".Estricta en la disciplina, exigente con el compromiso teatral, crítica despiadada, marcó, por lo menos, a dos generaciones de actores y directores de nuestro medio.Si todos aquellos que se dicen sus alumnos, lo hubieran sido, se contarían por miles.Pero no importa que no hayan recibido su magisterio, importan que se reconozcan, se definan como sus alumnos como una carta de presentación.Impuso el teatro memorizada suprimiendo el apuntador, la iluminación sustituyendo las bambalinas, el escenario despojado, la escenografía en lugar de los telones, el vestuario a la médida de la época y el lugar.Compartió el escenario con sus alumnos, mantuve una excelente relación en toda su vida con sus ex-compañeros de compañía.Enseño a decir el verso español sin declamarlo, hasta hoy los actores extranjeros admiran el dominio de este recursos que tienen nuestros actores.Sus pares la admiraban, en Madrid ante la imposibilidad de asistir a las representaciones de Yerma por coincidir los horarios de función, le solicitan una función especial para poder ir a verla. La admiraba su pueblo, las floristas de la rambla, mandaron religiosamente todas las funciones de Doña Rosita, un enorme ramo de flores a la actriz.Los catalanes la consideran su actriz, los republicanos su Mariana Pineda, los espectadores La Xirgu, así con mayúscula, los exiliados la representante de su España peregrina."Margarita Xirgú pone al descubierto bellezas de las obras que sus propios autores no sospechábamos"Jacinto Benavente"Mi gratitud para la Xirgú no reconoce límites. No es solo porque sea la primer actriz que me ha tendido una mano, es una gratitud de espectador. Me ha dado lo primero de Alberti, de García Lorca..."Alejandro Casona"Yo no he hecho más que hacer hablar a Séneca en castellano, Séneca no hizo más que explicar la historia de Medea. Pero Margarita ha hecho Medea. Ha convertido ese personaje real o imaginario en un ser vivo que se apoderó de nosotros en cuerpo y alma".Miguel de Unamuno"Nunca ha existido una actriz como ésta. Haber visto trabajar a Margarita será un orgullo para todos los públicos".Ramón del Valle Inclán
Dice Alfredo Alcón:"Margarita Xirgú fue una de las primeras personas de dimensión mítica a las que pude frecuentar todos los días durante un tiempo prolongado. Hice el papel de Juan en "Yerma" dirigido por ella. Y debo confesar que estaba muy mal en ese trabajo. Puedo afirmar sin temor a equivocarme, que tengo el honor de haber hecho uno de los peores Juanes de la historia.
No pocos problemas tuve con la Xirgú. Para mi el nombre de la directora catalana tenía una atractivo especial, casi de leyenda. Mi abuela española le tenía veneración no sólo por su calidad de actriz sino por su conducta: había jurado no volver a España mientras estuviera Franco porque sus partidarios habían matado a García Lorca. Mi abuela, me llevó al Teatro Argentino a ver "Bodas de sangre". Margarita era una actriz que o te gustaba mucho o no la podías soportar.Yo estaba acostumbrado a que las actrices fueran mujeres como la gente en general y, sentado en un palco del Teatro Argentino, cuando vi a este ser tan extraño mi preocupación pasaba por pensar: “cómo le digo ahora a mi abuela que no me gusta”. Pero pasada media hora de representación me fue ganando, me fue haciendo entrar por esa puerta de la creación que ella te proponía y te envolvía. Aún recuerdo sus gestos, sus miradas, su intensidad. Hecha por otras buenas actrices "Bodas de sangre" era sólo un drama rural, actuada por la Xirgu se convertía en una tragedia. Esa era su dimensión interpretativa: era una gran trágica. Y no poseía ninguno de los atributos que comunmente se supone que debe tener una trágica: era bajita, sin la voz adecuada, pero tenía eso que no se sabe qué es ni de dónde viene que es la capacidad de transformación. Por eso quedaba grabada para siempre en el recuerdo y uno sabía que ese recuerdo lo iba a acompañar hasta la muerte. De ahí que en 1963 cuando me propusieron hacer "Yerma", no dudé: no podía perderse la posibilidad de estar durante un tiempo cerca de ella. Ver cómo dirigía, cómo caminaba, cómo hablaba, cómo tomaba el té, cómo se ponía contenta, cómo se enojaba. Sentía que eso era un verdadero privilegio. Pero mis ilusiones tropezaron con la realidad. La Xirgú no tenía una personalidad fácil ni posibilitaba demasiado el acercamiento. Se manejaba con conceptos muy rígidos del teatro y de la profesión. A mí me odiaba, directamente, me odiaba, no me podía ver, por lo tanto me trataba muy mal en los ensayos. A tal punto que un día la encaré: “Señora, yo me quiero ir, porque usted me hace sentir un idiota.” Me miró, hizo una larga pausa y me dijo, con esa forma de hablar tan particular: “Mire, puede ser. Lo que a veces pasa es que...no sé qué y no sé cuanto...” Y me dio una perorata que parecía ser una disculpa. Pero la tregua duró poco, al siguiente ensayo ya me estaba diciendo: "¡Pero que hace!" Y bueno, tenía razón".
Margarita Xirgú, la hija del obrero catalán, asumirá concientemente su destino como actriz, aportar su contribución al enrequicimiento cultural de los países de habla hispana y honrar la memoria de Federico García Lorca."Estos aplausos no son para mi, son para mis poetas muertos"En una Conferencia dada en la Universidad de la República en 1951, dijo la Xirgú:"Debemos ser exigentes con nosotros mismos y no conformarnos con éxitos fáciles. Aspirar a más en cada representación. Una vez estudiado a fondo el personaje empiezan nuevas dificultades. Tenemos que trasmitir al público todo lo que hemos estudiado y darlo en forma sencilla y espontánea. La técnica que poseemos, debemos disimularla y no debemos mostrar al público nuestro oficio de comediantes.Como si al interpretar un personaje lo estuvieramos creando por primera vez. De no conseguirlo, no se produce la emoción que une en el silencio de una sala a distintas personas tan dispares entre sí.El actor, al penetrar psicológicamente en el personaje que va a representar, debe adueñarse de él. Con nuestra inteligencia hemos de llevar el personaje nosotros, dándole nuestra sangre, nuestros nervios. Conseguido esto, el personaje teatral cobra entonces nuetra propia realidad y se hace humano.Debemos vigilar atentamente nuestros entusiasmos, estudiando con frialdad lo que luego daremos con pasión. El actor amante de la poesía corre el riesgo de exagerar el sentimiento poético dramático. La poesía, no sé por qué misterio, nos enajena, nos dejamos llevar por el encanto del verso y es preciso que nuestra atención esté siempre alerta para no salir del personaje que estamos representando, que seamos nosotros quienes le conducen. He dicho salirse del personaje que estamos representando y antes, llevar el personaje en nosotros. ¿Es esto una contradicción? ¿Somos nosotros los que estamos dentro del personaje? ¿Ficción? ¿Realidad? Tan unidos estamos la creación poética y el actor que puede uno de nosotros, en un momento de gloria y grandes aplausos....podeís aplaudirme os doy mi vida".Por esa vida, ¡Visca La Xirgú!

CASA DE LUSSICH

CASA DE LUSSICH
VISTA LATERAL